Logo of National Resource Center on AD/HD
Inicio · Regístrese · Biblioteca del CNR    in English
Ask a Question About AD/HD
Vivir con TDA/H


Mujeres con TDA/H (WWK19)

Find us on Facebook Follow Us on Twitter HelpForADHD on YouTube
¿No encuentra lo que busca? Nuestros especialistas en información de salud le pueden ayudar. Comuníquese con nosotros al 800-233-4050 o en línea.

WWK se refiere a la serie de hojas de información Lo que sabemos sobre el TDA/H. Vea la lista completa. Vea la versión PDF de esta página.


En este momento, el conocimiento sobre el TDA/H en las mujeres está extremadamente limitado, dado que se han llevado a cabo pocos estudios en esa población.1,2 Recién en este último tiempo las mujeres han comenzado a ser diagnosticadas y tratadas por el TDA/H, y hoy en día, la mayor parte de lo que sabemos sobre esta población se basa en la experiencia clínica de los profesionales de la salud mental que se han especializado en el tratamiento de las mujeres.

Esta página comentará:

  • síntomas y patrones comunes del TDA/H en las mujeres adultas
  • tratamiento del TDA/H en las mujeres adultas
  • estrategias para la vida diaria

Impacto del TDA/H en las mujeres

Con frecuencia, el TDA/H no se percibe en las niñas jóvenes3,4, y los motivos para ello siguen siendo poco claros. A menudo, no son diagnosticadas hasta la adultez. Generalmente, una mujer reconoce su propio TDA/H después de que uno de sus hijos ha recibido un diagnóstico. A medida que aprende más sobre el TDA/H, la mujer comienza a ver patrones similares en sí misma.

Algunas mujeres buscan tratamiento para el TDA/H porque sus vidas están fuera de control. Tal vez sus finanzas estén en caos, los documentos y archivos de la casa con frecuencia están mal llevados, quizá luchen sin éxito para mantenerse al día con las demandas de su trabajo, y podrían sentirse menos capaces de llevar a cabo las tareas diarias como las comidas, la lavandería y el manejo de la vida5. Otras mujeres tienen más éxito ocultando su TDA/H, luchando con valentía para mantenerse al día con las exigencias cada vez más difíciles a costa de perder sueño, y pasando su tiempo libre tratando de "organizarse". Pero ya sea que la vida de una mujer esté claramente en caos o que pueda ocultar su lucha, con frecuencia se describe a sí misma como abrumada y agotada6.

Aunque la investigación en las mujeres continúa quedándose detrás respecto a la de los hombres adultos con TDA/H, muchos profesionales clínicos encuentran preocupaciones significativas y afecciones coexistentes en las mujeres con TDA/H. La ingesta compulsiva y excesiva de comida, el abuso del alcohol y la falta crónica de sueño pueden estar presentes en las mujeres con TDA/H7,8,9.

Con frecuencia, las mujeres con TDA/H experimentan disforia (un estado de ánimo desagradable), depresión grave y trastornos de ansiedad, y sus tasas de trastornos depresivos y de ansiedad son similares a las de los hombres con TDA/H10. Sin embargo, las mujeres con TDA/H parecen experimentar más angustia psicológica y a tener una autoestima más baja que los hombres con TDA/H11,12.

En comparación con las mujeres sin TDA/H, las mujeres diagnosticadas con la afección en la adultez son más propensas a tener síntomas depresivos, a estar más estresadas y ansiosas, a tener un centro de control más externo (la tendencia a atribuir los éxitos y dificultades a factores externos, como la suerte), y a tener una menor autoestima; también utilizan más estrategias de afrontamiento orientadas a la emoción (usar mecanismos de defensa para reducir el estrés) que orientadas a la acción (tomar medidas para resolver los problemas)2. Algunos estudios muestran que el TDA/H en un miembro de la familia causa estrés a toda la familia13. Sin embargo, los niveles de estrés podrían ser más altos para las mujeres que para los hombres, porque cargan con una mayor responsabilidad en el hogar y con los hijos. Además, investigaciones recientes sugieren que los maridos de mujeres con TDA/H son menos tolerantes con respecto a los patrones de TDA/H de sus cónyuges, que las esposas de hombres con TDA/H14. El estrés crónico cobra su precio a las mujeres con TDA/H, afectándolas tanto física como psicológicamente. Las mujeres que sufren estrés crónico como el que está asociado al TDA/H tienen un mayor riesgo de enfermedades relacionadas al estrés crónico, como la fibromialgia15.

Así, está cada vez más claro que la falta de identificación y tratamiento apropiados del TDA/H en las mujeres es una significativa preocupación de salud pública.

El desafío de recibir un tratamiento apropiado

El TDA/H es una afección que afecta múltiples aspectos del ánimo, las capacidades cognitivas, las conductas y la vida diaria. El tratamiento efectivo para el TDA/H en las mujeres adultas podría conllevar un método multimodal que incluya medicamentos, psicoterapia, manejo de estrés, además de entrenamiento para el TDA/H y/u organización profesional.

Incluso las mujeres suficientemente afortunadas de recibir un diagnóstico preciso del TDA/H se enfrentan con frecuencia al desafío posterior de encontrar a un profesional que pueda proveer un tratamiento adecuado. Hay muy pocos profesionales clínicos con experiencia en el tratamiento del TDA/H en adultos, y aún menos que estén familiarizados con los peculiares problemas a los que se enfrentan las mujeres con TDA/H. Como resultado, la mayoría de los profesionales clínicos usan métodos psicoterapéuticos estándar. Aunque esos métodos pueden resultar útiles para facilitar la comprensión de los asuntos emocionales e interpersonales, no ayudan a la mujer con TDA/H a aprender a manejar mejor su afección en la vida diaria, o a aprender estrategias para llevar una vida más productiva o satisfactoria.

Se están desarrollando terapias enfocadas en el TDA/H para abordar una amplia gama de temas que incluyen la autoestima, problemas interpersonales y familiares, hábitos diarios de salud, nivel diario de estrés, y destrezas de manejo de la vida. Con frecuencia, tales intervenciones son conocidas como "psicoterapia neurocognitiva", que combina la terapia cognitivo conductual con técnicas de rehabilitación cognitiva5,16. La terapia cognitivo conductual se enfoca en los asuntos psicológicos del TDA/H (como la autoestima, la autoaceptación y el culparse a sí mismo), mientras que el método de rehabilitación cognitiva se enfoca en las destrezas para manejar la vida a fin de mejorar las funciones cognitivas (recordar, razonar, comprender, resolver problemas, evaluar, y usar del juicio), aprender estrategias de compensación y reestructurar el ambiente.

Manejo con medicamentos en mujeres con TDA/H

A menudo, el tema de los medicamentos es más complicado para las mujeres con TDA/H que para los hombres. Cualquier método con medicamentos debe tener en cuenta todos los aspectos de la vida de una mujer, entre ellos el tratamiento de las afecciones coexistentes. Las mujeres con TDA/H son más propensas a sufrir ansiedad y/o depresión coexistentes, además de una variedad de otras afecciones que incluyen trastornos del aprendizaje17,18,19. Dado que los trastornos de uso de alcohol y drogas son comunes en las mujeres con TDA/H, y pueden presentarse a una edad muy temprana, es importante un historial preciso de uso de sustancias20.

La administración de medicamentos pueden complicarse aún más debido a las fluctuaciones hormonales propias del ciclo menstrual y de toda la vida, como la pubertad, la perimenopausia y la menopausia, con un aumento en los síntomas del TDA/H cada vez que disminuyen los niveles de estrógeno21. En algunos casos, hay que integrar una terapia de reemplazo hormonal al régimen de medicamentos usado para tratar el TDA/H.

Para más información sobre el manejo con medicamentos en los adultos con TDA/H, vea "Lo que sabemos Nº 10, Manejo de los medicamentos para los adultos con TDA/H".

Otros métodos de tratamiento

Las mujeres con TDA/H podrían beneficiarse de uno o más de los siguientes métodos de tratamiento:

1. Capacitación para los padres. En la mayoría de las familias, la figura parental principal es la madre. Se espera que las madres sean las administradoras del hogar y la familia, roles que requieren enfoque, organización y planificación, además de la capacidad de equilibrar responsabilidades múltiples. Sin embargo, el TDA/H típicamente interfiere con esas capacidades, haciendo que el trabajo de madre sea mucho más difícil para las mujeres con TDA/H.

Además, dado que el TDA/H es hereditario, una mujer con TDA/H es más propensa que una mujer sin el trastorno a tener un hijo con TDA/H, lo cual aumenta aún más sus desafíos de crianza. Las mujeres podrían necesitar capacitación para la crianza y el manejo del hogar dirigida a adultos con TDA/H. Los programas de manejo de los padres basados en la evidencia que han resultado efectivos para los niños con TDA/H, también son recomendados para los padres con TDA/H22,23. Sin embargo, investigaciones recientes sobre estos métodos de capacitación para los padres han indicado que la capacitación de los padres podría ser menos efectiva si la madre tiene altos niveles de síntomas de TDA/H24. Por tanto, podría resultar necesario incorporar estrategias de manejo de la vida para el adulto con TDA/H a los programas de capacitación de padres para las madres con TDA/H.

2. Terapia de grupo. En las mujeres con TDA/H, los problemas sociales se desarrollan temprano y parecen aumentar con la edad. Las mujeres con TDA/H tienen mayores problemas de autoestima que los hombres con TDA/H, y con frecuencia se sienten avergonzadas al compararse con mujeres sin TDA/H11. Dado que muchas mujeres con TDA/H sienten vergüenza y rechazo, los grupos de psicoterapia específicamente diseñados para mujeres que padecen TDA/H pueden proveer una experiencia terapéutica: un lugar donde pueden sentirse comprendidas y aceptadas por otras mujeres, y un lugar seguro para comenzar su viaje hacia la aceptación de sí mismas y el aprendizaje para el mejor manejo de sus síntomas.

3. Entrenamiento para el TDA/H El entrenamiento para el TDA/H, una nueva profesión, se ha desarrollado en respuesta a la necesidad de estructura, apoyo y enfoque que algunos adultos con TDA/H. Con frecuencia, el entrenamiento se lleva a cabo por teléfono o correo electrónico. Para más información sobre el entrenamiento, lea "Lo que sabemos Nº 18, Entrenamiento para adultos que tienen TDA/H".

4. Organización profesional. Dado que la vida contemporánea se ha vuelto cada vez más complicada, la profesión de organizador se ha desarrollado para satisfacer la demanda. Normalmente, las mujeres con TDA/H se enfrentan a niveles muy altos de desorganización en muchas áreas de sus vidas. Algunas mujeres son capaces de mantener la organización en el trabajo, pero a expensas de un hogar organizado. Para otras, la desorganización es generalizada, lo que aumenta los desafíos y las dificultades del TDA/H. Un organizador profesional puede proveer ayuda práctica para clasificar, descartar, archivar y almacenar ítems en el hogar o la oficina, y ayudar a crear sistemas que sean más fáciles de mantener. Para más información sobre la organización, vea "Lo que sabemos Nº 12, Organización del hogar y la oficina".

5. Guía de carrera. Al igual que las mujeres con TDA/H tal vez necesiten una guía específica como madres con TDA/H, también podrían beneficiarse enormemente de una guía para la carrera, que las pueda ayudar a sacar ventaja a sus puntos fuertes y minimizar el impacto del TDA/H en el rendimiento laboral. Muchos trabajos profesionales y de oficina requieren las mismas tareas y responsabilidades que resultan más desafiantes para una persona con TDA/H, entre ellas prestar atención a los detalles, programar calendarios, papeleo, y mantener un espacio de trabajo organizado. A veces, un cambio de carrera o trabajo es necesario para reducir el intenso estrés diario que con frecuencia experimentan la mayoría de los individuos con TDA/H en el lugar de trabajo. Un asesor de carrera que esté familiarizado con el TDA/H puede proveer una guía valiosa. Para más información, consulte la hoja Lo que sabemos sobre temas del lugar de trabajo.

Maneras en que las mujeres con TDA/H pueden ayudarse a sí mismas

Para las mujeres que padecen TDA/H, es útil trabajar inicialmente con un profesional para desarrollar mejores estrategias de manejo de la vida y el estrés. Sin embargo, desarrollar estrategias que se puedan usar en la casa, sin la guía de un terapeuta, entrenador u organizador, es vital para reducir el impacto del TDA/H. Una mujer con TDA/H se beneficiaría de las siguientes estrategias13:

  • Comprenda y acepte los desafíos del TDA/H en lugar de juzgarse o culparse.
  • Identifique las fuentes del estrés en su vida diaria, y realice cambios de vida sistemáticamente para disminuir el nivel de estrés.
  • Simplifique su vida.
  • Busque estructura y apoyo de familiares y amigos.
  • Obtenga consejos de crianza de sus hijos de los expertos.
  • Cree una familia enterada sobre el TDA/H que coopere y cuyos miembros se respalden mutuamente.
  • Programe momentos privados de tranquilidad a diario.
  • Desarrolle hábitos saludables de autocuidado, como dormir adecuadamente, hacer ejercicio y tener una buena nutrición.
  • Concéntrese en las cosas que ama.

Resumen

Los individuos con TDA/H tienen distintas necesidades y desafíos, dependiendo de su sexo, edad y ambiente. Si el TDA/H no se reconoce ni se trata, puede tener implicaciones importantes sobre la salud mental y la educación1. Es importante que las mujeres con TDA/H reciban un diagnóstico preciso que tenga en cuenta tanto los síntomas como otros asuntos importantes del funcionamiento y los impedimentos, lo cual ayudará a determinar un tratamiento y estrategias adecuados para la mujer individual con TDA/H.


Referencias

1. Biederman, J., Faraone, S.V., Spencer, T., Wilens, T., Mick, E., & Lapey, K.S. (1994). Gender differences in a sample of adults with attention deficit hyperactivity disorder. Psychiatry Research, 53, 1-29.

2. Rucklidge, J.J., & Kaplan, B.J. (1997). Psychological functioning of women identified in adulthood with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder. Journal of Attention Disorders, 2, 167-176.

3. Biederman, J., Mick, E., Faraone, S.V., Braaten, E., Doyle, A., Spencer, T., Wilens, T.E., Frazier, E., & Johnson, M.A. (2002). Influence of gender on attention deficit hyperactivity disorder in children referred to a psychiatry clinic. American Journal of Psychiatry, 159, 36-42.

4. Gaub, M., & Carlson, C.L. (1997). Gender differences in ADHD: A meta-analysis and critical review. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 36, 1036-1045.

5. Nadeau, K. (2002). Psychotherapy for women with AD/HD. In K. Nadeau & P. Quinn (Eds.), Understanding Women with AD/HD (pp. 104-123). Silver Spring, MD: Advantage Books.

6. Solden, S. (1995). Women with attention deficit disorder: Embracing disorganization at home and in the workplace. Grass Valley, California: Underwood Books.

7. Dodson, W.M. (2002). Sleep disorders. In P. Quinn & K. Nadeau (Eds.), Gender issues and AD/HD: Research, diagnosis, and treatment (pp. 353-364). Silver Spring, MD: Advantage Books.

8. Fleming, J., & Levy, L. (2002). Eating disorders. In P. Quinn & K. Nadeau (Eds.), Gender issues and AD/HD: Research, diagnosis, and treatment (pp. 411-426). Silver Spring, MD: Advantage Books.

9. Richardson, W. (2002). Addictions. In P. Quinn & K. Nadeau (Eds.), Gender issues and AD/HD: Research, diagnosis, and treatment (pp. 394-410). Silver Spring, MD: Advantage Books.

10. Stein, M.A., Sandoval, R., Szumowski, E., Roizen, N., Reinecke, M.A., Blondis, T.A., & Klein, Z. (1995). Psychometric characteristics of the Wender Utah Rating Scale (WURS): Reliability and factor structure for men and women. Psychopharmacology Bulletin, 31, 425-433.

11. Arcia, E., & Conners, C.K. (1998). Gender differences in ADHD?. Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics, 19, 77-83.

12. Katz, L.J., Goldstein, G., & Geckle, M. (1998). Neuropsychological and personality differences between men and women with ADHD. Journal of Attention Disorders, 2, 239-247.

13. Nadeau, K.G. & Quinn, P.O. (Eds.). (2002). Understanding women with AD/HD. Silver Spring, MD: Advantage Books.

14. Robin, A.L., & Payson, E. (2002). The impact of AD/HD on marriage. The ADHD Report, 10(3), 9-11,14.

15. Rodin, G.C., & Lithman, J.R. (2002). Fibromyalgia in women with AD/HD. In Nadeau, K.G. & Quinn, P.O. (Eds.), Understanding Women with AD/HD. Silver Spring, MD: Advantage Books.

16. Young, J. (2002). Depression and anxiety. In Nadeau, K.G. & Quinn, P.O. (Eds.), Understanding Women with AD/HD. Silver Spring, MD: Advantage Books.

17. Biederman, J. (1998). Attention-deficit/hyperactivity disorder: a life-span perspective. Journal of Clinical Psychiatry, 59(Suppl. 7), 4-16.

18. Biederman, J., Faraone, S.V., Spencer, T., Wilens, T., Norman, D., Lapey, K.A., Mick, E., Lehman, B.K., & Doyle, A. (1993). Patterns of psychiatric comorbidity, cognition, and psychosocial functioning in adults with attention deficit hyperactivity disorder. American Journal of Psychiatry, 150, 1792-1798.

19. Biederman, J., Faraone, S.V., Mick, E., Williamson, S., Wilens, T.E., Spencer, T.J., Weber, W., Jetton, J., Kraus, I., Pert, J., & Zallen, B. (1999). Clinical correlates of ADHD in females: Findings from a large group of girls ascertained from pediatric and psychiatric referral sources. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 38, 966-975.

20. Wilens, T.E., Spencer, T.J., & Biederman, J. (1995.) Are attention-deficit hyperactivity disorder and the psychoactive substance use disorders really related?. Harvard Review of Psychiatry, 3, 160-162.

21. Quinn, P. (2002). Hormonal fluctuations and the influence of estrogen in the treatment of women with ADHD In P. Quinn & K. Nadeau (Eds.), Gender issues and AD/HD: Research, diagnosis, and treatment (pp. 183-199). Silver Spring, MD: Advantage Books.

22. Anastopoulos, A.D., & Farley, S.E. (2003). A cognitive-behavioral training program for parents of children with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder. In A.E. Kazdin & J. R. Weisz (Eds.), Evidence-based psychotherapies for children and adolescents (pp. 187-203). Nueva York: Guilford Publications.

23. Robin, A.L. (1998). ADHD in Adolescents: Diagnosis and treatment. Nueva York: Guilford Press.

24. Sonuga-Barke, E.J.S., Daley, D., & Thompson, M. (2002). Does maternal AD/HD reduce the effectiveness of parent training for pre-school children's ADHD? Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 41, 696-702.

La información provista en esta hoja fue respaldada por el Acuerdo de cooperación Número  5U38DD000335-03 de los Centros para el control y la prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC). Los contenidos son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan necesariamente las opiniones oficiales de los CDC. Fue aprobada por la Junta de asesoría profesional de CHADD en febrero de 2004.

© 2004 Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder (CHADD).

Para más información acerca del TDA/H o CHADD, comuníquese con:

National Resource Center on AD/HD
Children and Adults with
Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder
4601 Presidents Drive, Suite 300
Lanham, MD 20706
800-233-4050
www.help4adhd.org

También visite el sitio web de CHADD en
www.chadd.org.
Buscar:
Preguntas Frecuentes
¿Puede una mujer con TDA/H tomar medicamentos estimulantes mientras está embarazada?
Yo soy adulto ¿pero si el TDAH solo afecta a los niños?
Obesidad y TDAH: ¿Cuál es la conexión?
El Tabaquismo y el TDAH: ¿Cuál es la Conexión?
¿Qué son las funciones ejecutivas?
Lea todas las preguntas frecuentes

¿Tiene una pregunta sobre el TDA/H?
CHADD

Imprimir página · Enviar página por correo electrónico · Quiénes somos
Contactos · Reglas de uso · Política de privacidad · Mapa del sitio
CHADD