Logo of National Resource Center on AD/HD
Inicio · Regístrese · Biblioteca del CNR    in English
Ask a Question About AD/HD
Diagnóstico y tratamiento


Tratamiento psicosocial de niños y adolescentes con TDA/H (WWK7)

Find us on Facebook Follow Us on Twitter HelpForADHD on YouTube

¿No encuentra lo que busca? Nuestros especialistas en información de salud le pueden ayudar. Comuníquese con nosotros al 800-233-4050en línea.


WWK se refiere a la serie de hojas de información Lo que sabemos sobre el TDA/H. Vea la lista completa. Vea la versión PDF de esta página.
El tratamiento psicosocial es una parte crítica del tratamiento para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA/H) en niños y adolescentes. Las publicaciones científicas, el Instituto nacional de salud mental (National Institute of Mental Health) y muchas organizaciones de profesionales están de acuerdo en que los tratamientos psicosociales orientados a la conducta, también denominados terapia conductual o modificación de la conducta, y el uso de medicamentos estimulantes tienen una base sólida de pruebas científicas de probada efectividad. La modificación de la conducta es el único tratamiento no médico para el TDA/H que cuenta con una amplia base de pruebas científicas.

El tratamiento del TDA/H en los niños a menudo implica intervenciones médicas, educativas y conductuales. Este método integral de tratamiento se denomina "multimodal" y consiste en la educación de los padres y el niño con relación al diagnóstico y tratamiento, técnicas de manejo de la conducta, medicamentos así como programación y apoyo escolar. La gravedad y el tipo de TDA/H podrían ser factores para decidir qué componentes son necesarios. El tratamiento debe adaptarse a las necesidades únicas de cada niño y familia.

Esta hoja de datos:

  • definirá la modificación de la conducta
  • describirá la capacitación de los padres, las intervenciones escolares y las intervenciones infantiles efectivas
  • abordará la relación entre la modificación de la conducta y los medicamentos estimulantes en el tratamiento de los niños y adolescentes con TDA/H

¿Por qué usar tratamientos psicosociales?

El tratamiento conductual del TDA/H es importante por varias razones. En primer lugar, los niños que padecen TDA/H enfrentan problemas en su vida diaria que van mucho más allá de sus síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad, como el mal rendimiento académico y la mala conducta en la escuela, malas relaciones con sus compañeros y hermanos, falta de disciplina ante las órdenes de los adultos y mala relación con sus padres. Estos problemas son extremadamente importantes ya que predicen cómo se desempeñarán los niños con TDA/H a largo plazo.

Tres elementos son cruciales para predecir cómo se desempeñará un niño con TDA/H en la adultez -- (1) si los padres utilizan métodos de crianza efectivos, (2) cómo se realciona el niño con otros niños y (3) su éxito en la escuela1. Los tratamientos psicosociales son efectivos para tratar estas áreas importantes. Segundo, los tratamientos conductuales enseñan habilidades a los padres y a los profesores que los ayudan a tratar los niños con TDA/H. También enseñan habilidades a los niños con TDA/H que los ayudan a superar sus deficiencias. Aprender estas habilidades es particularmente importante ya que el TDA/H es una afección crónica y por tanto serán de gran utilidad a lo largo de la vida de los niños2.

Los tratamientos conductuales del TDA/H deben iniciarse tan pronto el niño recibe el diagnóstico. Hay intervenciones conductuales que funcionan bien en los preescolares, estudiantes de primaria y en adolescentes con TDA/H, además existe un consenso en cuanto a que el inicio temprano de la intervención es mucho mejor que el tardío. Los padres, las escuelas y los profesionales no deben postergar el inicio de los tratamientos conductuales efectivos en los niños con TDA/H3,4.

¿Qué es la modificación de la conducta?

Con la modificación de la conducta, los padres, los profesores y los niños aprenden técnicas y habilidades específicas de un terapeuta o educador con experiencia en el método, que ayudará a mejorar la conducta del niño. Los padres y los profesores luego utilizan esas habilidades en sus interacciones diarias con el niño que padece TDA/H, lo que genera mejoras en el funcionamiento del niño en las áreas claves mencionadas anteriormente. Además, los niños con el TDA/H utilizan esas habilidades que han aprendido en sus interacciones con otros niños.

La modificación de la conducta a menudo se denomina ABC: Antecedentes (cosas que provocaron las conductas o que sucedieron antes), Behaviors (Conductas) (cosas que los niños hacen y que los padres y profesores desean cambiar), y Consecuencias (cosas que ocurren después de las conductas). En los programas conductuales, los adultos aprenden a cambiar los antecedentes (por ejemplo, cómo dar instrucciones a los niños) y las consecuencias (por ejemplo, cómo reaccionar cuando un niño obedece o desobedece una orden) con el fin de cambiar la conducta del niño (es decir, la respuesta del niño a la orden). Mediante el cambio constante de los modos en que responden ante las conductas del niño, los adultos enseñan al niño nuevas maneras de comportarse.

Las intervenciones de los padres, los profesores y los niños deben llevarse a cabo al mismo tiempo para obtener los mejores resultados5,6. Los cuatro puntos siguientes deben incorporarse a los tres componentes de la modificación de la conducta:

  1. Comenzar con metas que el niño pueda alcanzar con pasos pequeños.
  2. Ser consistente, durante los diferentes momentos del día, las diferentes situaciones y las diferentes personas.
  3. Implementar intervenciones conductuales a largo plazo y no sólo por unos cuantos meses.
  4. Enseñar y aprender nuevas habilidades lleva tiempo y la mejoría de los niños será gradual.

Los padres que deseen probar un método conductual con su hijo deben aprender qué distingue la modificación de la conducta de otros métodos, de modo que puedan reconocer el tratamiento conductual efectivo y confiar en que lo que ofrece el terapeuta mejorará el funcionamiento del niño. Muchos tratamientos psicoterapéuticos no han demostrado ser efectivos en los niños con TDA/H. La terapia tradicional individual, en la que un niño pasa tiempo con un terapeuta o consejero escolar hablando sobre sus problemas o jugando con muñecas o juguetes, no es una modificación de la conducta. Las terapias "verbales" o "lúdicas" (por medio de juegos) no enseñan habilidades y no han demostrado ser efectivas en los niños que padecen TDA/H7,8.

¿Cómo empieza un programa de modificación de la conducta?

El primer paso es encontrar a un profesional de salud mental que pueda ofrecer la terapia conductual. Encontrar el profesional indicado puede ser difícil para algunas familias, sobre todo para los que tienen una mala situación económica o social y que están aislados geográficamente. Las familias deben pedir a su médico de atención primaria una derivación o contactar a su compañía aseguradora para obtener una lista de los proveedores que estén dentro del plan de seguro, aunque es probable que el seguro de salud no cubra los costos del tipo de tratamiento intensivo más útil. Otras fuentes de derivación comprenden las asociaciones profesionales, hospitales y centros universitarios especializados en el TDA/H (visite www.help4adhd.org para obtener una lista).

El profesional de salud mental empieza con una evaluación completa de los problemas del niño en su vida diaria, incluyendo el hogar, la escuela (tanto académica como conductual) y los entornos sociales. Gran parte de esta información procede de los padres y los profesores. El terapeuta también se reúne con el niño para tener una idea de cómo es. La evaluación debe generar una lista de áreas objetivo para el tratamiento. Las áreas objetivo, con frecuencia denominadas conductas objetivo, son conductas que se desean modificar y que si se modifican, ayudarán a mejorar el funcionamiento y las deficiencias del niño así como el resultado a largo plazo.

Las conductas objetivo pueden ser conductas negativas que deben detenerse o nuevas habilidades que deben desarrollarse. Es decir que las áreas objetivo del tratamiento no serán los síntomas típicos del TDA/H, hiperactividad, falta de atención, impulsividad sino los problemas específicos que esos síntomas pueden causar en la vida diaria. Las conductas objetivo comunes del salón de clases consisten en "completar las tareas asignadas con un 80 por ciento de precisión" y "seguir las reglas del salón de clases". En el hogar, "jugar con los hermanos (sin peleas)" y "obedecer a los padres o sus órdenes" constituyen conductas objetivo comunes. (Puede descargar las listas de conductas objetivo comunes para la escuela, el hogar y los ambientes de interacción con los compañeros en los paquetes de hojas de informe diario en http://wings.buffalo.edu/adhd.)

Una vez identificadas las conductas objetivo, se implementan intervenciones conductuales similares en el hogar y la escuela. Los padres y los profesores aprenden y ponen en marcha programas en los que se modifican los antecedentes ambientales (las As) y las consecuencias (las Cs) para cambiar las conductas (behaviors en inglés) (las Bs) objetivo del niño. La respuesta al tratamiento es supervisada constantemente, mediante la observación y medición, y las intervenciones se modifican cuando no resultan útiles o ya no son necesarias.

Capacitación de los padres

Los programas de capacitación conductual para los padres se han llevado a cabo durante muchos años y se ha demostrado que son muy efectivos.9-19.

Aunque muchos de los conceptos y técnicas que se enseñan en la capacitación conductual para los padres son técnicas para criar a los hijos con sentido común, la mayoría de los padres necesita instrucción cuidadosa y apoyo para aprender estos métodos de crianza y a usarlos de forma consistente. Es muy difícil para los padres comprar un libro, aprender sobre modificación de la conducta y poner en práctica un programa efectivo por sí solos. Con frecuencia es necesario recurrir a la ayuda de un profesional. El temario tratadado en una serie típica de sesiones para la capacitación de los padres comprende lo siguiente:

  • Establecer reglas y estructuras en el hogar
  • Aprender a elogiar las conductas apropiadas (elogiar las buenas conductas al menos cinco veces más que las críticas a la mala conducta) e ignorar las conductas inapropiadas leves (elija las batallas que librará).
  • Usar instrucciones apropiadas 
  • Usar afirmaciones del tipo "si haces esto-entonces" (quitar recompensas o privilegios en respuesta a una conducta inapropiada)
  • Planificar por adelantado y trabajar con los niños en lugares públicos
  • Pausas o "time out" para el refuerzo positivo (usar las pausas como una consecuencia de la conducta inapropiada)
  • Cuadros diarios y sistemas de puntos o fichas con recompensas y consecuencias
  • Sistema de intercambio de notas entre la escuela y el hogar para premiar conductas en la escuela y dar seguimiento al trabajo escolar20,21

Algunas familias pueden aprender estas habilidades rápidamente en el trascurso de 8 a10 reuniones, mientras que otras, con frecuencia las que tienen niños con los casos de afección más graves, necesitan más tiempo y energía.

Las sesiones de crianza requieren generalmente un libro instructivo o video sobre cómo usar los procedimientos de manejo de la conducta en los niños. La primera sesión se dedica a menudo a un resumen del diagnóstico, las causas, la índole y el pronóstico del TDA/H. Luego, los padres aprenden una variedad de técnicas, que posiblemente ya utilicen en el hogar pero no con la consistencia necesaria o de la forma correcta. Después los padres regresan a sus casas e implementan lo que han aprendido en las sesiones durante la semana y vuelven a las sesiones de crianza de la semana siguiente para discutir el progreso, resolver problemas y aprender nuevas técnicas.

La capacitación de los padres puede realizarse en grupos o con familias individuales. Las sesiones individuales suelen llevarse a cabo cuando no hay un grupo disponible o cuando la familia podría beneficiarse de un método adaptado a sus necesidades básicas que incluya al niño en las sesiones. Este tipo de tratamiento se denomina terapia familiar conductual. La cantidad de sesiones de terapia familiar depende de la gravedad de los problemas22,23,24. CHADD ofrece un programa educacional único para ayudar a los padres de familia y los individuos a manejar los retos del TDA/H en el transcurso de la vida. Para obtener información acerca del programa "Padre a Padre" de CHADD, puede visitar la página internet www.chadd.org

Cuando el niño es un adolescente, la capacitación de los padres es un poco diferente. A los padres se les enseñan técnicas conductuales que se modifican para adecuarlas a la edad de los adolescentes. Por ejemplo, la pausa ("time out") es una consecuencia que no es efectiva en los adolescentes; en lugar de eso, la pérdida de privilegios (como quitarles las llaves del automóvil) o la asignación de tareas podrían ser más indicadas. Después de que los padres han aprendido estas técnicas, mantienen por lo general una reunión con el terapeuta en la que el adolescente está presente para buscar soluciones a los problemas sobre los que todos acuerdan. Los padres negocian mejoras en las conductas objetivo de los adolescentes (como mejores calificaciones en la escuela) a cambio de recompensas que puedan controlar (como permitir al adolescente salir con sus amigos). Las concesiones mutuas entre los padres y el adolescente son necesarias en estas sesiones para motivar al adolescente a colaborar con sus padres respecto a hacer cambios en su conducta.

Aplicar estas habilidades en los niños y adolescentes con TDA/H conlleva mucho trabajo arduo por parte de los padres. Sin embargo, ese trabajo difícil da sus frutos. Los padres que se vuelven expertos e implementan de forma consistente estas habilidades se verán recompensados con un hijo que se comporta mejor y que mantiene una mejor relación con sus padres y hermanos.

Intervenciones escolares

Al igual que en la capacitación de los padres, las técnicas usadas para el manejo del TDA/H en el salón de clases se han utilizado durante algún tiempo y se consideran efectivas25,26,27,28,29,30,31. Muchos profesores que han recibido capacitación en el manejo del salón de clases son realmente expertos en el desarrollo e implementación de programas para estudiantes con TDA/H. Sin embargo, la mayoría de los niños que padecen TDA/H no están inscritos en los servicios de educación especial, sus profesores suelen ser casi siempre profesores de educación común que tienen poco conocimiento acerca del TDA/H o la modificación de la conducta y, por lo tanto, necesitan asistencia para aprender y poner en marcha los programas necesarios. Hay muchos manuales, textos y programas de capacitación ampliamente disponibles que enseñan a los profesores habilidades para el manejo de la conducta en el salón de clases. La mayoría de estos programas están diseñados para profesores de educación especial o común que reciben también capacitación e instrucción de parte del personal de apoyo de la escuela o de asesores externos. Los padres de los niños que padecen TDA/H deben trabajar estrechamente con el profesor para apoyar los esfuerzos en la implementación de programas en el salón de clases. (Para obtener más información sobre los procedimientos típicos de manejo de la conducta en el salón de clases, consulte el Apéndice A.)

El manejo de los adolescentes con TDA/H en la escuela es diferente que el manejo de los niños con TDA/H. Los adolescentes deben involucrarse más en la planificación de las metas y la implementación de las intervenciones que los niños. Por ejemplo, los profesores esperan que los adolescentes sean más responsables con sus pertenencias y tareas. Además, esperan que sus estudiantes apunten sus tareas en una agenda semanal en lugar de recibir una hoja de informe diario. Por lo tanto, es necesario enseñar al adolescente con TDA/H estrategias organizativas y aptitudes para el estudio. Sin embargo, la participación de los padres en la escuela es tan importante en la escuela media y secundaria como en la primaria. Los padres trabajan a menudo con consejeros guía en lugar de profesores individuales, así que el consejero guía puede coordinar la intervención entre los profesores.

Intervenciones con niños pequeños

Las intervenciones en las relaciones con los compañeros (cómo se lleva el niño con otros niños) son un componente crítico del tratamiento de los niños con TDA/H. Con mucha frecuencia, los niños que tienen TDA/H experimentan problemas graves en las relaciones con los compañeros32,33,34,35. Los niños que superan estos problemas obtienen mejores resultados a largo plazo que los que continúan teniendo problemas con sus compañeros36. Existe una base científica para los tratamientos infantiles del TDA/H que se centran en las relaciones con los compañeros. Estos tratamientos generalmente se realizan en ambientes de grupo fuera del consultorio del terapeuta.

Hay cinco formas efectivas de intervención en las relaciones con los compañeros:

  1. enseñanza sistemática de destrezas sociales37
  2. resolución de problemas sociales38,39,40
  3. enseñanza de otras habilidades conductuales que a menudo los niños consideran importantes, como habilidades deportivas y reglas de juegos de mesa41
  4. disminuir las conductas antisociales e indeseadas42,43
  5. desarrollar una amistad estrecha

Hay varios ambientes para ofrecer estas intervenciones a los niños, como grupos en la clínicas de consultorios, salones de clases, grupos pequeños en la escuela y campamentos de verano. Todos los programas utilizan métodos que incluyen entrenamiento, uso de ejemplos, modelización de la conducta, juegos de rol, retroalimentación, recompensas y consecuencias y práctica. Lo mejor sería que estos tratamientos dirigidos a los niños se utilicen cuando uno de los padres participa en una capacitación para padres y el personal de la escuela lleva a cabo una intervención escolar adecuada44,45,46,47. Cuando la intervención parental y la escolar se combinan con los tratamientos dirigidos al niño, los problemas para relacionarse con otros niños (como ser autoritario, no esperar su turno y no compartir) que están siendo abordados por los tratamientos del niño también se incluyen como conductas objetivo en los programas del hogar y de la escuela de modo que se supervisen, estimulen y recompensen las mismas conductas en los tres ambientes.

Los grupos de capacitación en destrezas sociales constituyen la forma más común de tratamiento y generalmente se centran en la enseñanza sistemática de destrezas sociales. En general se realizan en una clínica o la escuela en el consultorio del consejero durante 1o 2 horas a la semana durante 6 a 12 semanas. Los grupos de destrezas sociales para los niños con TAD/H sólo son efectivos cuando se utilizan junto con las intervenciones de los padres y de la escuela así como con el sistema de recompensas y consecuencias para reducir las conductas negativas y destructivas48,49,50,51,52.

Existen varios modelos para trabajar con las relaciones con los compañeros en el ambiente escolar que incluyen muchas de las intervenciones mencionadas anteriormente. Combinan la capacitación en destrezas junto con un énfasis importante en la disminución de la conducta negativa y destructiva y generalmente son dirigidos por el personal escolar. Algunos de estos programas se utilizan en niños a nivel individual (por ejemplo, programas de fichas en el salón de clases o en los recreos)53,54 y algunos involucran a todos los estudiantes (como los programas de mediación entre compañeros)55,56.

Por lo general, los tratamientos más efectivos ayudan a los niños a llevarse mejor con otros niños. Los programas en los que los niños con TDA/H pueden trabajar sobre los problemas que tienen con sus compañeros en el salón de clases o ambientes recreativos son los más eficaces57,58. Uno de los modelos comprende la creación de un campamento de verano para niños con TDA/H en el que el manejo basado en el niño de los problemas con los compañeros y las dificultades académicas se combinan con la capacitación de los padres59,60,61. Las cinco formas de intervención en las relaciones con los compañeros comprenden un programa de 4 a 8 semanas durante 6 a 9 horas en los días laborables. El tratamiento se realiza en grupos, con actividades recreativas (ej. béisbol, fútbol) en la mayoría de los días, junto con dos horas de actividades académicas. Un punto importante es la enseñanza de habilidades y conocimientos deportivos a los niños. Esto se combina con la práctica intensiva de destrezas sociales y resolución de problemas, un buen trabajo en equipo, disminución de las conductas negativas y el desarrollo de una amistad estrecha.

Algunos métodos de tratamiento basados en el niño para tratar los problemas de relación con sus compañeros se encuentran en un lugar intermedio entre los programas basados en clínica y los campamentos de verano intensivos. Ambas versiones se llevan a cabo los sábados durante el curso escolar o después de la escuela. Comprenden sesiones de 2 a 3 horas en las que los niños se involucran en actividades recreativas que incorporan muchas de las formas de intervención en destrezas sociales.

Por último las investigaciones preliminares sugieren que tener un mejor amigo podría ejercer un efecto protector sobre los niños que tienen dificultades para relacionarse con sus compañeros durante el desarrollo de su infancia y adolescencia62,63. Los investigadores han desarrollado programas que ayudan a los niños con TDA/H a establecer al menos una relación de amistad estrecha. Estos programas siempre comienzan con las tras formas de intervención descritas anteriormente y luego hacen que las familias programen días para juegos y otras actividades supervisadas para sus hijos con otro niño con el fin de tratar de fomentar una relación de amistad.

Es importante enfatizar que simplemente introducir un niño con TDA/H en un ambiente donde exista una interacción con otros niños, como los Scout, ligas menores u otros deportes, guarderías, o jugar en el vecindario sin supervisión, no es un tratamiento efectivo para los problemas con sus compañeros. El tratamiento de los problemas de relación con los compañeros es bastante complejo e involucra la combinación de instrucción cuidadosa en destrezas sociales y la resolución de problemas con la práctica supervisada en ambientes con compañeros en los que los niños reciben recompensas y consecuencias por las interacciones apropiadas que tengan con sus compañeros. Es muy difícil intervenir en el área de los compañeros, y los líderes Scout, los entrenadores de ligas menores y el personal de guarderías en general no están capacitados para implementar intervenciones efectivas en cuanto a las relaciones entre compañeros.

¿Qué sucede si se combinan métodos psicosociales con medicamentos?

Numerosos estudios durante los últimos 30 años han demostrado que tanto los medicamentos como los tratamientos conductuales son efectivos para mejorar los síntomas del TDA/H. Los estudios sobre tratamientos a corto plazo que han comparado el uso de medicamentos con el tratamiento conductual han llegado a la conclusión de que utilizar únicamente medicamentos es más efectivo en el tratamiento de los síntomas del TDA/H que el tratamiento conductual solo. En algunos casos, la combinación de ambos métodos produjo resultados un poco mejores.

El estudio de tratamiento a largo plazo mejor diseñado, Estudio del tratamiento multimodal en niños con TDA/H (MTA), fue realizado por el Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health). El MTA estudió a 579 niños que tenían un tipo combinado de TDA/H durante un período de 14 meses. Cada niño recibió uno de cuatro tratamientos posibles: manejo con medicamentos, tratamiento conductual, una combinación de ambos o la atención comunitaria regular. Los resultados de este estudio histórico demostraron que los niños que fueron tratados sólo con medicamentos, que se contolaron cuidadosamente y se adaptaron a las necesidades únicas de cada niño, y los niños que recibieron ambos medicamentos y tratamiento conductual, experimentaron las mejorías más significativas en los síntomas del TDA/H64,65.

El tratamiento combinado produjo los mejores resultados en cuanto a la mejoría del TDA/H y de los síntomas de oposición así como de otras áreas de funcionamiento, como los resultados académicos y la conducta en el hogar66. En general, los que recibieron un manejo con medicamentos supervisado cuidadosanente lograron mayores mejoras de sus síntomas del TDA/H que los niños que recibieron tratamiento conductual intensivo sin medicamentos o atención comunitaria con medicamentos menos supervisados. Aún no está claro si los niños que padecen el tipo de falta de atención mostrarán el mismo patrón de respuesta a las intervenciones conductuales y de medicamentos que los niños que padecen el tipo combinado.

Algunas familias pueden optar por usar primero los medicamentos estimulantes, mientras que otras se sentirán más cómodas si empiezan con la terapia conductual. Otra opción es la de incorporar ambos métodos en un plan de tratamiento inicial. La combinación de estas dos modalidades puede acentuar la intensidad (y los gastos) de los tratamientos conductuales y reducir la dosis de medicamentos67,68,69,70.

Cada vez más médicos son partidarios de que los medicamentos estimulantes no se deberían usar como único método de intervención y que, por lo tanto, deberían combinarse con la capacitación de los padres y las intervenciones conductuales en el salón de clases71,72. Al final, cada familia tiene que tomar sus propias decisiones de tratamiento teniendo en cuenta los recursos disponibles y lo que sea mejor para su hijo particularmente. No hay un plan de tratamiento único que sea apropiado para todas las personas.

¿Qué pasa si hay otros problemas
además del TDA/H?

Existen tratamientos conductuales basados en evidencia para los problemas que pueden coexistir con el TDA/H, como la ansiedad 73 y la depresión74. Del mismo modo que la terapia del juego y otras terapias no conductuales no son efectivas para el TDA/H, no se ha documentado que sean efectivas para las otras afecciones que acompañan con frecuencia al TDA/H.

Lecturas sugeridas para profesionales

Barkley, R.A. (1987). Defiant children: A clinician's manual for parent training. New York: Guilford.

Barkley, R.A., & Murphy, K.R. (1998). Attention-deficit hyperactivity disorder: A clinical workbook. (2º Ed.). New York: Guilford.

Chamberlain, P. & Patterson, G.R. (1995). Discipline and child compliance in parenting. In M. Bornstein (Ed.), Handbook of parenting: Vol. 4. Applied and practical parenting. (pp. 205?225). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Coie, J.D., & Dodge, K.A. (1998). Aggression and antisocial behavior. In W. Damon (Series Ed.) & N. Eisenberg (Vol. Ed.), Handbook of child psychology: Vol. 3. Social, emotional, and personality development. (5º Ed., pp.779?862). New York: John Wiley & Sons, Inc.

Dendy, C. (2000). Teaching teens with ADD and ADHD: A quick reference guide for teachers and parents. Bethesda, MD: Woodbine House.

DuPaul, G.J., & Stoner, G. (2003). AD/HD in the schools: Assessment and intervention strategies (2º Ed.). New York: Guilford.

Forehand, R., & Long, N. (2002). Parenting and the strong-willed child. Chicago, IL: Contemporary Books.

Hembree-Kigin, T.L., & McNeil, C.B. (1995). Parent-child interaction therapy: A step-by-step guide for clinicians. New York: Plenum Press.

Kazdin, A.E. (2001). Behavior modification in applied settings. (6º Ed.). Belmont, CA: Wadsworth/Thomson Learning.

Kendall, P.C. (2000). Cognitive-behavioral therapy for anxious children: Therapist manual (2º Ed.). Ardmore, PA: Workbook Publishing.

Martin, G., & Pear, J. (2002). Behavior modification: What it is and how to do it. (7º Ed.). Upper Saddle River, NJ: Prentice-Hall, Inc.

McFayden-Ketchum, S.A. & Dodge, K.A. (1998). Problems in social relationships. In E.J. Mash & R.A. Barkley (Eds.). Treatment of childhood disorders. (2º Ed., pp 338?365). New York: Guilford Press.

Mrug, S., Hoza, B., & Gerdes, A.C. (2001). Children with attention-deficit/hyperactivity disorder: Peer relationships and peer-oriented interventions. In D.W. Nangle & C.A. Erdley (Eds.). The role of friendship in psychological adjustment: New directions for child and adolescent development (pp. 51?77). San Francisco: Jossey-Bass.

Pelham, W.E., & Fabiano, G.A. (2000). Behavior modification: Psychiatric Clinics of North America, 9, 671?688.

Pelham, W.E., Fabiano, G.A, Gnagy, E.M., Greiner, A.R., & Hoza, B. (in press). Comprehensive psychosocial treatment for AD/HD. In E. Hibbs & P. Jensen (Eds.), Psychosocial treatments for child and adolescent disorders: Empirically based strategies for clinical practice. New York: APA Press.

Pelham, W.E., Greiner, A.R., & Gnagy, E.M. (1997). Children's summer treatment program manual. Buffalo, NY: Comprehensive Treatment for Attention Deficit Disorders.

Pelham, W. E., Wheeler, T., & Chronis, A. (1998). Empirically supported psychosocial treatments for attention deficit hyperactivity disorder. Journal of Clinical Child Psychology, 27, 190-205.

Pfiffner, L.J. (1996). All about AD/HD: The complete practical guide for classroom teachers. New York: Scholastic Professional Books.

Rief, S.F., & Heimburge, J.A. (2002). How to reach and teach ADD/AD/HD children: Practical techniques, strategies, and interventions for helping children with attention problems and hyperactivity. San Francisco: Jossey-Bass.

Robin, A.L. (1998). AD/HD in adolescents: Diagnosis and treatment. New York: Guilford Press.

Walker, H.M., Colvin, G., & Ramsey, E. (1995). Antisocial behavior in school: Strategies and best practices. Pacific Grove, CA: Brooks/Cole Publishing Company.

Walker, H.M., & Walker, J.E. (1991). Coping with noncompliance in the classroom: A positive approach for teachers. Austin, TX: ProEd.

Wielkiewicz, R.M. (1995). Behavior management in the schools: Principles and procedures (2º Ed.). Boston: Allyn and Bacon.

Lecturas sugeridas para los
padres/proveedores de cuidados

Barkley, R.A. (1987). Defiant children: Parent-teacher assignments. New York: Guilford Press.

Barkley, R.A. (1995). Taking charge of AD/HD: The complete, authoritative guide for parents. New York: Guilford.

Dendy, C. (1995). Teenagers with ADD: A parents' guide. Bethesda, MD: Woodbine House.

Forehand, R. & Long, N. (2002) Parenting and the strong-willed child. Chicago, IL: Contemporary Books.

Greene, R. (2001). The explosive child: A new approach for understanding and parenting easily frustrated, chronically inflexible children. New York: Harper Collins.

Forgatch, M., & Patterson, G. R. (1989). Parents and Adolescents Living Together: Part 2: Family Problem Solving. Eugene, o: Castalia.

Kelley, M. L. (1990). School-home notes: Promoting children's classroom success. New York: Guilford Press.

Patterson, G.R., & Forgatch, M. (1987). Parents and Adolescents Living Together: Part 1: The Basics. Eugene, o: Castalia.

Phelan, T. (1991). Surviving your adolescents. Glen Ellyn, IL: Child Management.

Recursos en el Internet

Center for Children and Families, University at Buffalo, http://wings.buffalo.edu/adhd

Comprehensive Treatment for Attention Deficit Disorder, http://ctadd.net

Programas modelo

The Incredible Years
www.incredibleyears.com

Triple P: Positive Parenting Program
www.triplep.net

The Early Risers Program
August, G.J., Realmuto, G.M., Hektner, J.M., & Bloomquist, M.L. (2001). An integrated components preventive intervention for aggressive elementary school children: The Early Risers Program. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 69, 614?626.

CLASS (Contingencies for Learning Academic and
Social Skills)
Hops, H., & Walker, H.M. (1988). CLASS: Contingencies for Learning Academic and Social Skills manual. Seattle, WA: Educational Achievement Systems.

RECESS (Reprogramming Environmental Contingencies for Effective Social Skills)
Walker, H.M., Hops, H., & Greenwood, C.R. (1992). RECESS manual. Seattle, WA; Educational Achievement Systems.

Peabody Classwide Peer Tutoring Reading Methods
Mathes, P. G., Fuchs, D., Fuchs, L.S., Henley, A.M., & Sanders, A. (1994). Increasing strategic reading practice with Peabody Classwide Peer Tutoring. Learning Disabilities Research and Practice, 9, 44-48.

Mathes, P.G., Fuchs, D., & Fuchs, L.S. (1995). Accommodating diversity through Peabody Classwide Peer Tutoring. Intervention in School and Clinic, 31, 46-50.

COPE (Community Parent Education Program)
Cunningham, C. E., Cunningham, L. J., & Martorelli, V. (1997). Coping with conflict at school: The collaborative student mediation project manual. Hamilton, Ontario: COPE Works.

Referencias

1. Hinshaw, S. (2002). Is ADHD an Impairing Condition in Childhood and Adolescence? In P.S. Jensen & J.R. Cooper (Eds.), Attention deficit hyperactivity disorder: State of the science, best practices (pp. 5-21). Kingston, N.J.: Civic Research Institute.
2. Pelham, W.E., Wheeler, T., & Chronis, A. (1998). Empirically supported psychosocial treatments for attention deficit hyperactivity disorder. Journal of Clinical Child Psychology, 27, 190-205.
3. Webster-Stratton, C., Reid, M.J., & Hammond, M. (2001). Social skills and problem solving training for children with early-onset conduct problems: who benefits? Journal of Child Psychology and Psychiatry, 42, 943-952.
4. August, G.J., Realmuto, G.M., Hektner, J.M., & Bloomquist, M.L. (2001). An integrated components preventive intervention for aggressive elementary school children: The Early Risers Program. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 69, 614-626.
5. American Academy of Pediatrics. (2001). Clinical practice guideline: Treatment of the school-aged child with attention-deficit/hyperactivity disorder. Pediatrics, 108, 1033-1044.
6. U.S. Department of Health and Human Services (DHHS). (1999). Mental Health: A Report of the Surgeon General. Washington, DC: DHHS.
7. Abikoff, H. (1987). An evaluation of cognitive behavior therapy for hyperactive children. In B.B. Lahey & A.E. Kazdin (Eds.), Advances in clinical child psychology (pp. 171-216). New York: Plenum Press.
8. Abikoff, H. (1991). Cognitive training in ADHD children: Less to it than meets the eye. Journal of Learning Disabilities, 24, 205-209.
9. Anastopoulos, A.D., Shelton, T.L., DuPaul, G.J., & Guevremont, D.C. (1993). Parent training for attention deficit hyperactivity disorder: Its impact on child and parent functioning. Journal of Abnormal Child Psychology, 21, 581-596.
10. Brestan, E.V., & Eyberg, S.M. (1998). Effective psychosocial treatments of conduct-disordered children and adolescents: 29 years, 82 studies, and 5272 kids. Journal of Clinical Child Psychology, 27, 180-189.
11. Cunningham, C.E., Bremner, R.B., & Boyle, M. (1995). Large group community-based parenting programs for families of preschoolers at risk for disruptive behaviour disorders: Utilization, cost effectiveness, and outcome. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 36, 1141-1159.
12. Dubey, D.R., O'Leary, S., & Kaufman, K.F. (1983). Training parents of hyperactive children in child management: A comparative outcome study. Journal of Abnormal Child Psychology, 11, 229-246.
13. Hartman, R.R., Stage, S.A., & Webster -Stratton, C. (2003). A growth curve analysis of parent training outcomes: Examining the influence of child risk factors (inattention, impulsivity, and hyperactivity problems), parental and family risk factors. Journal of Child Psychology & Psychiatry & Allied Disciplines, 44, 388?398.
14. McMahon, R.J. (1994). Diagnosis, assessment, and treatment of externalizing problems in children: The role of longitudinal data. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 62, 901-917.
15. Patterson, G.R., & Forgatch, M. (1987). Parents and adolescents living together, part 1: The basics. Eugene, OR: Castalia.
16. Pisterman, S., McGrath, P.J., Firestone, P., Goodman, J.T., Webster, I., & Mallory, R. (1989). Outcome of parent-mediated treatment of preschoolers with attention deficit disorder with hyperactivity. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 57, 636-643.
17. Pisterman, S., McGrath, P.J., Firestone, P., Goodman, J.T., Webster, I. & Mallory, R. (1992). The effects of parent training on parenting stress and sense of competence. Canadian Journal of Behavioural Science, 24, 41-58.
18. Pollard, S., Ward, E.M., & Barkley, R.A. (1983). The effects of parent training and Ritalin on the parent-child interactions of hyperactive boys. Child and Family Therapy, 5, 51-69.
19. Stubbe, D.E., & Weiss, G. Psychosocial interventions: Individual psychotherapy with the child, and family interventions. Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America, 9, 663-670.
20. Kelley, M.L. (1990). School-home notes: Promoting children?s classroom success. New York: Guilford Press.
21. Kelley, M.L., & McCain, A.P. (1995). Promoting academic performance in inattentive children: the relative efficacy of school-home notes with and without response cost. Behavior Modification, 19, 357-375.
22. Barkley, R.A., Guevremont, D.C., Anastopoulos, A.D., & Fletcher, K.E. (1992). A comparison of three family therapy programs for treating family conflicts in adolescents with attention-deficit hyperactivity disorder. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 60, 450-462.
23. Everett, C.A., & Everett, S.V. (1999). Family therapy for ADHD: Treating children, adolescents, and adults. New York: Guilford Press.
24. Northey, Jr., W.F., Wells, K.C., Silverman, W.K., & Bailey, C.E. Childhood behavioral and emotional disorders. Journal of Marital and Family Therapy, 29, 523-545.
25. Abramowitz, A.J., & O?Leary, S.G. (1991). Behavioral interventions for the classroom: Implications for student with ADHD. School Psychology Review, 20, 220-234.
26. Ayllon, T., Layman, D., & Kandel, H.J. (1975). A behavioral-educational alternative to drug control of hyperactive children. Journal of Applied Behavior Analysis, 8, 137-146.
27. DuPaul, G.J., & Eckert, T.L. (1997). The effects of school-based interventions for attention deficit hyperactivity disorder: A meta-analysis. School Psychology Review, 26, 5-27.
28. Gittelman, R., Abikoff, H., Pollack, E., Klein, D. F., Katz, S., & Mattes, J. (1980). A controlled trial of behavior modification and methylphenidate in hyperactive children. In C. K. Walen & B. Henker (Eds.), Hyperactive children: The social ecology of identification and treatment (pp. 221-243). New York: Academic Press.
29. O?Leary, K.D., Pelham, W.E., Rosenbaum, A., & Price, G. (1976). Behavioral treatment of hyperkinetic children: An experimental evaluation of its usefulness. Clinical Pediatrics, 15, 510-514.
30. Pelham, W.E., Schnedler, R.W., Bender, M.E., Miller, J., Nilsson, D., Budrow, M., et al. (1988). The combination of behavior therapy and methylphenidate in the treatment of hyperactivity: A therapy outcome study. In L. Bloomingdale (Ed.), Attention deficit disorders (pp. 29-48). London: Pergamon.
31. Pfiffner, L.J., & O'Leary, S.G. (1993). School-based psychological treatments in Children J.L. Matson (Ed.), Handbook of Hyperactivity in Chyildren (pp. 234-255). Boston: Allyn & Bacon.
32. Bagwell, C.L., Molina, B.S., Pelham, Jr., W.E., & Hoza, B. (2001). Attention-deficit hyperactivity disorder and problems in peer relations: Predictions from childhood to adolescence. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 40, 1285-1292.
33. Blachman, D.R., & Hinshaw, S.P. (2002). Patterns of friendship among girls with and without attention-deficit/hyperactivity disorder. Journal of Abnormal Child Psychology, 30, 625?640.
34. Hodgens, J.B., Cole, J., & Boldizar, J. (2000). Peer-based differences among boys with ADHD. Journal of Clinical Child Psychology, 29, 443-452.
35. McFayden-Ketchum, S.A., & Dodge, K.A. (1998). Problems in social relationships. In E.J. Mash & R.A. Barkley (Eds.), Treatment of childhood disorders (2nd ed., pp 338?365). New York: Guilford Press.
36. Woodward, L.J., & Fergusson, D.M. (2000). Childhood peer relationship problems and later risks of educational under-achievement and unemployment. Journal of Child Psychology and Psychiatry, and Allied Disciplines, 41, 191-201.
37. Webster-Stratton, C., Reid, J., & Hammond, M. (2001). Social skills and problem-solving training for children with early-onset conduct problems: Who benefits?. Journal of Child Psychology and Psychiatry, and Allied Disciplines, 42, 943-52.
38. Houk, G.M., King, M.C., Tomlinson, B., Vrabel, A., & Wecks, K. (2002). Small group intervention for children with attention disorders. Journal of School Nursing, 18, 196?200.
39. Kazdin, A.E., Esveldt-Dawson, K., French, N.H., & Unis, A.S. (1987). Problem-solving skills training and relationship therapy in the treatment of antisocial child behavior. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 55, 76-85.
40. Kazdin, A.E., Bass, D., Siegel, T., Thomas, C. (1989). Cognitive-behavioral therapy and relationship therapy in the treatment of children referred for antisocial behavior. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 57, 522-535.
41. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. (1997). Practice parameters for the assessment and treatment of children, adolescents, and adults with attention-deficit/hyperactivity disorder. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 36(Suppl. 10), 85-121.
42. Walker, H.M., Colvin, G., & Ramsey, E. (1995). Antisocial behavior in school: Strategies and best practices. Pacific Grove, CA: Brooks/Cole Publishing Company.
43. Coie, J.D., & Dodge, K.A. (1998). Aggression and antisocial behavior. In W. Damon (Series Ed.) & N. Eisenberg (Vol. Ed.), Handbook of child psychology: Vol. 3. Social, emotional, and personality development. (5th ed., pp. "�80@�B}E`�5@���~��ϼ��P_�H!� ����P���RTA Cooperative Group. (1999). A 14-Month randomized clinical trial of treatment strategies for attention-deficit/hyperactivity disorder. Archives of General Psychiatry, 56, 1073-1086.
45. MTA Cooperative Group. (1999). Moderators and mediators of treatment response for children with attention-deficit/hyperactivity disorder. Archives of General Psychiatry, 56, 1088-1096.
46. Richters, J.E., Arnold, L.E., Jensen, P.S., Abikoff, H., Conners, C.K., Greenhill, L.L., et al. (1995). NIMH collaborative multisite multimodal treatment study of children with ADHD: I. Background and rationale. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 34, 987-1000.
47. Webster-Stratton, C., Reid, J., & Hammond, M. (2004). Treating children with early-onset conduct problems: Intervention outcomes for parent, child, and teacher training. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology, 33, 105-124.
48. Bierman, K L., Miller, C.L., & Stabb, S.D. (1987). Improving the social behavior and peer acceptance of rejected boys: Effects of social skill training with instructions and prohibitions. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 55, 194-200.
49. Hinshaw, S.P., Henker, B., & Whalen, C.K. (1984). Self-control in hyperactive boys in anger-inducing situations: Effects of cognitive-behavioral training and methylphenidate. Journal of Abnormal Child Psychology, 12, 55-77.
50. Kavale, K.A., Mathur, S. R., Forness, S.R., Rutherford, R.G., & Quinn, M.M. (1997). The effectiveness of social skills training for students with emotional or behavioral disorders: A meta-analysis. In T.E. Scruggs & M.A. Mastropieri (Eds.), Advances in learning and behavioral disabilities (Vol. 11, pp. 1-26). Greenwich, CT: JAI.
51. Kavale, K.A., Forness, S.R., & Walker, H.M. (1999). Interventions for oppositional defiant disorder and conduct disorder in the schools. In H. Quay & A. Hogan (Eds.), Handbook of disruptive behavior disorders (pp. 441-454). New York: Kluwer.
52. Pfiffner, L.J., & McBurnett, K. (1997). Social skills training with parent generalization: Treatment effects for children with attention deficit disorder. Journal of Consulting & Clinical Psychology, 65, 749-757.
53. Pfiffner, L.J. (1996). All about ADHD: The complete practical guide for classroom teachers. New York: Scholastic Professional Books.
54. Abramowitz, A.J. (1994). Classroom interventions for disruptive behavior disorder. Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America, 3, 343-360.
55. Cunningham, C.E., & Cunningham, L.J. (1995). Reducing playground aggression: Student mediation programs. ADHD Report, 3(4), 9-11.
56. Cunningham, C.E., Cunningham, L.J., Martorell"�80@�B}E`�5@x��~��ϼ��P_�H!�����P��GVThe effects of primary division, student-mediated conflict resolution programs on playground aggression. Journal of Child Psychology and Psychiatry and Allied Disciplines, 39, 653-662.
57. Conners, C.K., Wells, K.C., Erhardt, D., March, J.S., Schulte, A., Osborne, S., et al. (1994). Multimodality therapies: Methodologic issues in research and practice. Child and Adolescent Psychiatry Clinics of North America, 3, 361-377.
58. Wolraich, M.L. (2002) Current assessment and treatment practices in ADHD. In P.S. Jensen & J.R. Cooper (Eds.), Attention deficit hyperactivity disorder: State of the science, best practices (pp. 23-1-12). Kingston, NJ: Civic Research Institute.
59. Chronis, A.M., Fabiano, G.A., Gnagy, E.M., Onyango, A.N., Pelham, W.E., Williams, A., et al. (in press). An evaluation of the summer treatment program for children with attention-deficit/hyperactivity disorder using a treatment withdrawal design. Behavior Therapy.
60. Pelham, W. E. & Hoza, B. (1996). Intensive treatment: A summer treatment program for children with AD/HD. In E. Hibbs & P. Jensen (Eds.), Psychosocial treatments for child and adolescent disorders: Empirically based strategies for clinical practice. (pp. 311-340). New York: APA Press.
61. Pelham W.E., Greiner, A.R., & Gnagy, E.M. (1997). Children's summer treatment program manual. Buffalo, NY: Comprehensive Treatment for Attention Deficit Disorder.
62. Hoza, B., Mrug, S., Pelham, W.E., Jr., Greiner, A.R., & Gnagy, E.M. A friendship intervention for children with attention-deficit/hyperactivity disorder: Preliminary findings. Journal of Attention Disorders, 6, 87-98.
63. Mrug, S., Hoza, B., Gerdes, A. C. (2001). Children with attention-deficit/ hyperactivity disorder: Peer relationships and peer-oriented interventions. In D.W. Nangle & C.A. Erdley (Eds.), The role of friendship in psychological adjustment: New directions for child and adolescent development (pp. 51-77). San Francisco: Jossey-Bass.
64. MTA Cooperative Group. (1999). A 14-Month randomized clinical trial of treatment strategies for attention-deficit/hyperactivity disorder. Archives of General Psychiatry, 56, 1073-1086.
65. MTA Cooperative Group. (1999). Moderators and mediators of treatment response for children with attention-deficit/hyperactivity disorder. Archives of General Psychiatry, 56, 1088-1096.
66. Swanson, J.M., Kraemer, H.C., Hinshaw, S.P., Arnold, L.E., Conners, C.K., Abikoff, H.B., et al. Clinical relevance of the primary findings of the MTA: Success rates based on severity of ADHD and ODD symptoms at the end of treatment. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 40, 168-179.
67. Atkins, M.S., Pelham, W.E.,"�80@�B}E`�5@l��~��ϼ��P_�H!�����P���jeficit disorder. In M. Hersen (Ed.), Psychological aspects of developmental and physical disabilities: A casebook (pp. 137-156). Thousand Oaks, CA: Sage.
68. Carlson, C.L., Pelham, W.E., Milich, R., & Dixon, J. (1992). Single and combined effects of methylphenidate and behavior therapy on the classroom performance of children with attention-deficit hyperactivity disorder. Journal of Abnormal Child Psychology, 20, 213-232.
69. Hinshaw, S.P., Heller, T., & McHale, J.P. (1992). Covert antisocial behavior in boys with attention deficit hyperactivity disorder: External validation and effects of methylphenidate. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 60, 274-281.
70. Pelham, W.E., Schnedler, R.W., Bologna, N., & Contreras, A. (1980). Behavioral and stimulant treatment of hyperactive children: A therapy study with methylphenidate probes in a within-subject design. Journal of Applied Behavioral Analysis, 13, 221-236.
71. Pelham, W.E., Schnedler, R.W., Bender, M.E., Miller, J., Nilsson, D., Budrow, M., et al. (1988). The combination of behavior therapy and methylphenidate in the treatment of hyperactivity: A therapy outcome study. In L. Bloomingdale (Ed.), Attention deficit disorder (Vol. 3, pp. 29-48). London: Pergamon Press.
72. Barkley, R.A., & Murphy, K.R. (1998). Attention-deficit hyperactivity disorder: A clinical workbook. (2nd ed.). New York: Guilford.
73. Kendall, P.C., Flannery-Schroeder, E., Panichelli-Mindel, S.M., Southam-Gerow, M., Henin, A., & Warman, M. (1997). Therapy for youths with anxiety disorders: A second randomized clinical trial. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 65(3), 366-380.
74. Clarke, G.N., Rhode, P., Lewinsohn, P.M., Hops, H., & Seeley, J.R. (1999). Cognitive-behavioral treatment of adolescent depression: Efficacy of acute group treatment and booster sessions. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 38, 272-279.

La información provista en esta hoja recibió el apoyo de la Subvención/ Acuerdo de Cooperación Número 5U38DD000335-03 de los Centros para el control y la prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). El contenido es responsabilidad exclusiva de los autores y no representa necesariamente las opiniones oficiales de los CDC. Esta hoja de datos fue aprobada por la Junta asesora profesional de CHADD en 2004.

Esta hoja de datos fue actualizada en febrero de 2004.

© 2004 Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder (CHADD).

Actualizado marzo de 2011

Para obtener más información acerca del TDA/H o CHADD, comuníquese con:

National Resource Center on AD/HD
Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder
4601 Presidents Drive, Suite 300
Lanham, MD 20706
1-800-233-4050
www.help4adhd.org

También visite el sitio web de CHADD en
www.chadd.org.

La lista siguiente comprende los procedimientos típicos de manejo de la conducta en el salón de clases. Los procedimientos están organizados por orden desde los más suaves y menos restrictivos a los más intensivos y restrictivos. Algunos de estos programas pueden estar incluidos en los planes 504 o programas de educación individual para niños con TDA/H (ver WWK Núm. 4).  Generalmente, una intervención es individual y consta de varios componentes basados en las necesidades del niño, los recursos del salón de clases y las habilidades y preferencias del profesor.

1.  Reglas y estructuras del salón de clases

  • Utilice las siguientes reglas del salón de clases:
  • Tratar con respeto a los demás.
  • Obedecer a los adultos.
  • Trabajar en silencio.
  • Permanecer en el asiento o área asignados.
  • Usar los materiales de forma correcta.
  • Levantar la mano para hablar o pedir ayuda.
  • Mantener la concentración y completar el trabajo escolar.
  • Coloque las reglas en un lugar visible y repáselas antes de cada clase hasta que se aprendan.
  • Asegúrese de que las reglas sean objetivas y se puedan medir.
  • Adapte la cantidad de reglas al nivel de desarrollo.
  • Cree un ambiente previsible.
  • Incentive la organización en los niños (carpetas/esquemas de trabajo).
  • Evalúe el cumplimiento de las reglas y proporcione comentarios/consecuencias de manera consistente.
  • Adapte la frecuencia de los comentarios al nivel de desarrollo.

2.  Elogie las conductas apropiadas y elija bien
las batallas que va a librar

  • Ignore las conductas inapropiadas moderadas que no estén reforzadas por la atención de los compañeros.
  • Utilice cinco veces más elogios que comentarios negativos.
  • Utilice las órdenes y reprimendas para hacer comentarios positivos en contraposición, es decir alabar la conducta de los niños que se portan bien al momento de dar una reprimenda o una orden a un niño que está portándose mal.

3.  Órdenes y reprimendas apropiados

  • Use órdenes claras y específicas.
  • Cuando vaya a dar una reprimenda, hágalo en privado en la mesa de trabajo del niño siempre
    que sea posible.
  • Las reprimendas deben ser breves, claras, en tono neutral y lo más inmediatas posible.

4.  Adaptaciones y estructura para el niño

  • Estructure del salón de clases para maximizar el éxito del niño.
  • Coloque la mesa de trabajo del niño cerca del profesor para facilitar su supervisión.
  • Elija a un compañero para que ayude al niño a copiar las tareas de la pizarra.
  • Divida las tareas en partes pequeñas.
  • Proporcione comentarios frecuentes e inmediatos.
  • Pídale que haga las correcciones antes de asignar nuevos trabajos.

5.  Intervenciones proactivas para aumentar el rendimiento académico -- Estas intervenciones pueden evitar conductas problemáticas y pueden ser llevadas a cabo por otros individuos además del profesor del salón de clases, tales como compañeros de clase o un asistente del profesor. Cuando la conducta destructiva no es el problema principal, estas intervenciones académicas pueden mejorar la conducta de forma significativa.

  • Concéntrese en aumentar la integridad y precisión del trabajo escolar.
  • Ofrezca tareas alternativas.
  • Ofrezca tutoría entre pares, es decir que un compañero le enseñe a otro.
  • Considere el uso de instrucción asistida por computadora.

6.  Usar afirmaciones del tipo "si haces esto - entonces"  (quitar recompensas o privilegios en respuesta a una conducta inapropiada) Como incluir un tiempo de recreo por finalizar el trabajo, quedarse después de la escuela para terminar las tareas, asignar las tareas menos deseadas primero y después las preferidas, y exigir que se completen las tareas en el salón de estudios antes de permitir tiempo libre.

7.  Intercambio de hojas de informe diario entre la escuela y el hogar (el paquete de instrucción está disponible en http://wings.buffalo.edu/adhd) Esta herramienta permite a los padres y a los profesores comunicarse de manera regular, identificar, supervisar y cambiar los problemas en el salón de clases. Es económica y el profesor no necesita invertir mucho tiempo.

  • Los profesores determinan las conductas objetivo individuales.
  • Los profesores evalúan los objetivos en la escuela y envían una hoja de informe al hogar con el niño.
  • Los padres ofrecen recompensas en el hogar; más recompensas por mejores rendimientos y menos recompensas por rendimientos inferiores.
  • Los profesores supervisan continuamente y hacen ajustes a los objetivos y criterios a medida que mejora la conducta o surgen nuevos problemas.
  • Utilice la hoja de informe junto con otros componentes conductuales tales como órdenes, elogios, reglas y programas académicos.

8.  Cuadro gráfico de conducta y/o programa de recompensas y consecuencias (sistema de puntos o fichas)

  • Defina las conductas objetivo que deben alcanzarse y asegúrese de que el niño conozca esas conductas y metas (por ejemplo, coloque las fichas en el escritorio).
  • Establezca las recompensas por actuar según las conductas objetivo.
  • Supervise al niño y proporcione comentarios.
  • Recompense a los niños pequeños de inmediato.
  • Use puntos, fichas o estrellas que puedan intercambiarse luego por recompensas.

9.  Intervenciones colectivas y contingencias grupales -- Alientan a los niños a ayudarse unos a otros porque todos pueden recibir una recompensa. Existe también la posibilidad de mejorar la conducta de toda la clase.

  • Fijar metas para la clase y a nivel individual.
  • Establecer recompensas por conductas apropiadas que cualquier estudiante puede ganar (por ejemplo, una lotería en la clase; un frasco con caramelos, "wacky bucks").
  • Implementar un sistema de recompensas para la clase en la que todos (o un subgrupo) obtengan recompensas basadas en el funcionamiento de la clase en conjunto (por ejemplo, un juego de recompensas por buen comportamiento) o el funcionamiento del estudiante con TDA/H.
  • Adaptar la frecuencia de las recompensas y consecuencias al nivel de desarrollo.

10.  Pausa ("Time out") -- El niño se separa de la actividad que está realizando, ya sea en el salón de clases o en la oficina, durante unos cuantos minutos (menos tiempo para los niños pequeños y más para los mayores) cuando no se comporta.

11.  Programas para todos los estudiantes de la escuela -- Estos programas, que comprenden planes disciplinarios a nivel escolar, pueden estructurarse para minimizar los problemas que experimentan los niños con TDA/H, al mismo tiempo que ayudan a manejar la conducta de todos los estudiantes de la escuela.

Buscar:
Preguntas Frecuentes
¿Pueden ayudarme a encontrar un médico o profesional de la salud mental?
¿No existe una prueba sencilla para diagnosticar el TDA/H?
La escuela dice que mi hijo necesita Ritalin. ¿Dónde lo consigo?
¿Qué son las funciones ejecutivas?
¿Qué es la Sección 504?
Lea todas las preguntas frecuentes

¿Tiene una pregunta sobre el TDA/H?
CHADD

Imprimir página · Enviar página por correo electrónico · Quiénes somos
Contactos · Reglas de uso · Política de privacidad · Mapa del sitio
CHADD